Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Seedpot-04 (Waterside Alphanumeric Typhoon)
Singularity II - ROME, DIVINE CLASH EmptyDom Ago 18, 2019 12:28 pm por Champa

» Singularity II - ROME, DIVINE CLASH
Singularity II - ROME, DIVINE CLASH EmptyLun Jul 29, 2019 5:25 pm por Watto

» [Tierra-04] Thrones and Patriots - Sicily I
Singularity II - ROME, DIVINE CLASH EmptySáb Jul 06, 2019 5:59 pm por Watto

» [Tierra-04] Norway - Starting Quest
Singularity II - ROME, DIVINE CLASH EmptyVie Jun 14, 2019 9:50 pm por Watto

» Arco 1: La Princesa Roja
Singularity II - ROME, DIVINE CLASH EmptyVie Jun 14, 2019 9:06 pm por Leonor

» [Tierra 3] - Intro
Singularity II - ROME, DIVINE CLASH EmptyMar Jun 11, 2019 12:17 am por Arata Minami

» Character Log
Singularity II - ROME, DIVINE CLASH EmptyLun Mayo 27, 2019 6:40 pm por Watto

» Tierra 04 - La flama que renace
Singularity II - ROME, DIVINE CLASH EmptySáb Mayo 25, 2019 1:16 am por Leonor

» Seedpot-05 (Synthetic Apotheosis Dismemberment)
Singularity II - ROME, DIVINE CLASH EmptyJue Mayo 23, 2019 4:39 am por Arata Minami


Singularity II - ROME, DIVINE CLASH

Ir abajo

Singularity II - ROME, DIVINE CLASH Empty Singularity II - ROME, DIVINE CLASH

Mensaje por Watto el Lun Jul 29, 2019 5:25 pm

~Prólogo ~

Sus puños rasgan el cielo, sus patadas rompen la tierra - esos son los Santos de Athena.
Apareciendo cada generación y protegiendo a la diosa de la guerra en la lucha contra entidades que amenazan el equilibrio del mundo, sus batallas han sido registradas en los anales de la historia apócrifa que pocos son capaces de percibir a través de los siglos.
Uno de esos choques, en particular, tuvo repercusiones que han hecho eco durante repetidos giros de la rueda del destino...

En Grecia, durante la lejana era del mito, se enfrentó el Emperador del Inframundo contra Athena, dejando las ruinas de una magnánima torre y un mar de cadaveres al término, un resultado esperado y por demás, conflictivo para los pocos sobrevivientes.
Más, sin embargo, fueron los caídos quienes dictaminaron el curso que seguirían sus peones para cuando volvieran a resurgir.
Hades, cuya esencia fue compartida por un protogenoi, se aseguró de guardar un As de forma que solo su sucesor predestinado pudiera sacarlo a la luz.
Athena, reconociendo las señales, dejó gente capaz a cargo de reconstruir.
Los demás...

/Periodo Imperial; Roma, Italia

La época de los héroes había pasado ya, suplantada por dictadores y juegos políticos.
El actual Imperator había perdido a su hijo mayor años atrás, y el menor, designado como comandante de una legión, salió a combatir en el extremo norte de Roma - exterminando los clanes bárbaros que entonces aterrorizaban a los libres ciudadanos de la zona. Mientras, que en la capital...

—Han llegado noticias, mi señora.
La criada avanzó por la sala principal de la villa, llevando dos pergaminos sellados con cera.
—Leelos en voz alta. No puedo detenerme ahora— pues ella, la esposa del Imperator, se encargaba de preparar todo para el festival de verano que iniciaba entonces. Debía presentar su mejor cara, atuendo, todo. La criada, una preparada para todas las menudencias, asintió y abrió los mensajes.
—Su señor ha llegado al frente en el lejano Este, armó el campamento y se prepara para eliminar a la horda de bárbaros apóstatas que amenazan nuestros territorios.
—Bien. No dudo que mi marido pueda acabar con eso cuanto antes y regrese a mi lado.
Pero ¿quería ella que regresara? No. Era mejor si lo eliminaban cuanto antes. Diva contuvo la risa y mantuvo su rostro impasible—. ¿La otra noticia?
—...señora.
—¿Si?
—El señor Vergilius está...está por llegar a la capital con su legión.
Oh. Vaya. Siempre inesperado, pensó ella, guardando su expresión.
—Tendremos que cambiar algunos planes, pero no hará gran diferencia en el festival.
—Señora, el mensaje dice que... Vergilius encontró a su hermano mayor.
Oh. OH.

...

—Así que el hijo pródigo regresa a nosotros ¿verdad? Jaja. Jajajajaja. A ver, ya veremos. Este baile ha de comenzar pronto —dijo una mujer de cabello blanco perfectamente peinado, caminando por la villa Casale con su comitiva de damas de compañía—. Inesperado...para algunos. Me lo veía venir. O mejor dicho, ya lo viví. Hemos de avanzar ¿si?
—Hay mejores cosas que hacer —comentó un hombre de más de dos metros de altura, escoltando a la fémina cuando salió de la casa principal —. Vaya insistencia en perder el tiempo.
—No no querido, te equivocas —intervino Ambrose—. Ya he visto esto antes y la cadencia es...maravillosa. Tendremos un espectáculo hermoso. Casi tanto como el hundimiento de la Atlántida o...el paso de las estaciones. Ha. Ja. Jajajajajajajajaja.

...

—El regreso del héroe ¿es así? —Aspros afiló la mirada, cruzando los brazos desde su puesto en uno de los cinco palcos más altos del coliseo—. Veamos que nos dicen. Veamos que depara esto para...Roma.
El hombre de largo cabello miró la multitud reunida allí, quienes ya habían oído las noticias. ¿Cómo no? Personalmente se encargó de esparcir el rumor. Contando con el amor del pueblo por Vergilius y claro, por su heroico hermano mayor, todo fue pan comido.

...

—Estamos listos.
Listos para recibir estorbos, pensó Diva, con su sonrisa más bella decorándole el rostro. En su cabeza, maquinaba mil y un formas de avanzar. Si no mataban a su esposo en el frente del este cuanto antes, se le complicarían aún más las cosas.
—Señora, ya la Legión dio aviso: están a punto de entrar por el Norte.
—Perfecto. Es hora de que las cinco familias de Roma le den la bienvenida a sus dos héroes.

...

—Dos héroes huh. Siento que me están olvidando —dijo Bredamante, sacándose cera del oído para tirarla encima de la cabeza del esclavo que caminaba al lado de su caballo. Agarrando la piel atada en su cintura, tomó un largo trago de vino concentrado—. Nadie se queja, claro. ¿No es así hombres?
—¡Hu!
—Gehehe —se rió el general, terminando con un resoplido—. Aún así... Guardar la retaguardia de la Legión y quedar a cargo de los esclavos y presos. Cruel cruel señor Vergilius— añadió, dándole una patadita a una esclava que se posó a la diestra—. Mínimo no debería molestarle que le reviente el culo a esta perra circasiana.
Miró hacia la cabeza de la marcha de la Legión, donde iba Vergilius liderando junto a su recién aparecido hermano mayor.
—...sigh. No olviden preparar todo para volver a las barracas de la milicia.
Los hombres, simplemente, contestaron con positiva absoluta.
Watto
Watto

Mensajes : 43
Fecha de inscripción : 29/12/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.